Derivados de la soja I: el tofu

Tofu - plato de tofu

Derivados de la soja I: el tofu

En artículos anteriores hemos hablado de la soja y los beneficios de su consumo. Es cierto que el consumo de soja como grano no está ampliamente extendido en todas las zonas de España, y se consume en mayor medida los derivados de esta leguminosa. Uno de los más consumidos es el tofu, del que hablaremos a continuación.

El tofu es originario de China y es muy consumido en Japón, donde incluso existen restaurantes dedicados exclusivamente a este producto. En Occidente ya es ampliamente conocido, sobre todo forma parte de las recetas vegetarianas.

¿Qué es el tofu?

El tofu es un producto derivado de las habas de soja. Se elabora a partir de la bebida de soja a la que se añade un coagulante, como el cloruro de magnesio o el sulfato de calcio. Así, se forma una cuajada que se deposita en un molde y se prensa para que escurra el líquido sobrante. Cuánta más agua pierda más firme será el tofu. De esta manera podemos encontrar dos tipos principales de tofu: el que es firme y el tofu cremoso o sedoso.

El proceso de elaboración es bastante sencillo y se puede hacer en casa a partir de los granos de soja que se cuecen y trituran para obtener la leche de soja. Sólo necesitamos tener el coagulante (que se puede encontrar fácilmente en farmacias, herbolarios e internet) y un molde con tapa.

Propiedades nutricionales del tofu

Está considerado una de las mejores fuentes de proteína vegetal (12 g de proteínas/100 g de tofu). Su contenido lipídico es relativamente bajo y destacan los ácidos grasos poliinsaturados, aproximadamente tienen un 3%. No contiene apenas carbohidratos y su aporte calórico es bajo (aproximadamente 120 kcal/ 100 g). En cuanto a minerales, tiene una cantidad considerable de calcio (unos 200g por 100g de tofu), también hierro, fósforo y potasio. Es rico en ácido fólico y vitamina A, pero no contiene nada de vitamina B12.

Ideas de consumo

Quizá lo has probado alguna vez y te ha parecido bastante insípido. Este es un error de principiantes y el motivo por el que muchas personas rechazan su consumo. El tofu tiene un sabor un tanto neutro, y por esto puede adquirir sabores distintos dependiendo de cómo lo cocinemos.

Si quieres disminuir tu consumo de carne, es una buena idea introducir tofu en tu dieta y puedes elaborar las mismas recetas que con los alimentos de origen animal.

Este alimento se puede rebozar, macerar con especias, se puede utilizar en rellenos de pasta, guisar con alguna salsa, etc.

Una receta muy sabrosa es el tofu al curry: podemos preparar una salsa de curry y añadirla al tofu previamente salteado en la sartén junto con verduras al gusto y frutos secos.

En el supermercado podemos encontrar también tofu preparado con distintos ingredientes y sabores (ahumado, con sésamo, con hortalizas, etc).

Lo podemos conservar en un tupper con tapa en la nevera o en el propio envase en el que lo hemos comprado. No es una buena opción congelarlo porque pierde su textura y su sabor.

Por tanto, es un producto muy versátil que nos permite elaborar multitud de recetas. Tiene un elevado contenido en proteínas, vitaminas y minerales y es ideal en dietas vegetarianas y para todas las personas que quieren comenzar a disminuir su consumo de alimentos de origen animal.

En el próximo post hablaremos de otro producto derivado de los granos de soja: la soja texturizada.

Bibliografía consultada:

  • Base de Datos Española de Composición de Alimentos (BEDCA). Disponible en: https://www.bedca.net/bdpub/index.php
  • Q. Zhang et al. Research progress in tofu processing: From raw materials to processing conditions. Critical Reviews in Food Science and Nutrition2018, VOL. 58, NO. 9, 1448–1467.

Elena García-Maldonado

Veggunn

Gracias por compartir