El DHA en niños, imprescindible incluso antes de nacer

dha en niños y embarzadas

El DHA en niños, te explicamos, el ácido docosahexaenoico, DHA, es un ácido graso que pertenece a la familia omega-3. En otros artículos os hemos contado que es imprescindible tener unos niveles adecuados de este ácido graso para mantener un buen estado de salud.

Hoy nos queremos centrar en la importancia del DHA en los niños. ¿Quieres saber por qué es necesario que tengan suficiente DHA? Sigue leyendo para descubrirlo.

En el cerebro se acumula una gran cantidad de ácidos grasos, que son esenciales para su actividad. Se encuentran sobre todo ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, entre los que destaca el DHA. Este ácido graso se acumula principalmente en los fosfolípidos de las neuronas cerebrales y de la retina.

El DHA, y el DHA en niños es fundamental para el buen desarrollo de la función cognitiva, es decir, es esencial para el desarrollo de habilidades como por ejemplo recordar información, entender y usar el lenguaje, concentrarse o realizar cálculos. En recién nacidos la ingesta de DHA se ha asociado con el desarrollo óptimo de la función cognitiva. También el desarrollo adecuado de la visión se ha relacionado con la ingesta de DHA.

¿Cómo obtienen los niños el DHA?

Es muy importante que los niveles de DHA de la madre durante el embarazo y la lactancia sean óptimos porque de estos depende el neonato. La cantidad de DHA en el plasma de los bebes depende en gran medida de la ingesta de alimentos de la madre.

El DHA se transfiere al feto a través de la placenta, siendo durante el tercer trimestre cuando más cantidad de DHA se transmite al feto.

Los niveles de DHA disminuyen en el momento del nacimiento, ya no pueden obtener este ácido graso de la madre y los bebes necesitan ingerirlo a través de la leche materna o fórmulas infantiles ricas en DHA. Al nacer, la demanda de DHA es elevada porque se crean conexiones neuronales y se optimiza la agudeza visual.

Los recién nacidos obtienen el DHA de la leche materna, por esto es fundamental que la madre ingiera suficiente DHA. Se recomienda que las fórmulas infantiles incluyan DHA si la lactancia materna no es posible.

El DHA se encuentra fundamentalmente en el pescado azul. Consumiendo al menos dos raciones a la semana, las mujeres embarazadas y lactantes pueden alcanzar los niveles óptimos de este ácido graso. Pero, ¿Y si no consumen pescado? Lo ideal es ingerir un complemento vegetal de DHA que aporte 250mg al día.

Según la EFSA, sí existe una relación clara entre el consumo de DHA, especialmente DHA en niños, y el desarrollo normal del cerebro y la visión. Para obtener esta declaración las fórmulas preparadas para bebés y niños menores de 24 meses deben proporcionar una ingesta diaria de 100mg de DHA en una o más porciones, mientras que los alimentos ricos en DHA para niños a partir de 2 años deben proporcionar una ingesta diaria de 250 mg de DHA.

Como hemos visto en este artículo el DHA es esencial para el crecimiento y el desarrollo de los bebes. Es importante que la madre durante le periodo de gestación y lactancia tenga unos niveles adecuados de DHA.

¡Es un ácido graso con mucha importancia para nuestra salud incluso antes de nacer!

BIBLIOGRAFÍA

Elena García-Maldonado

Veggunn

Gracias por compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pocket
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Te puede interesar también...

Mantente al día