la vitamina D3 imprescindible para bebés Y Mayores

la vitamina D3 imprescindible para bebés Y Mayores

Como ya hemos comentado en ocasiones anteriores, la vitamina D3 es imprescindible y es vital para el correcto funcionamiento de nuestra mente y cuerpo.

La Vitamina D3 en concreto, es fundamental para nuestro organismo a cualquier edad. Pero hay dos etapas de la vida en las que esta vitamina es imprescindible.

Vitamina d3 imprescindible a partir de los 50 años.

El colecalciferol, que es una forma de vitamina D3 es esencial para el fortalecimiento del sistema inmunitario, evitar el deterioro cognitivo y prevenir la desmineralización ósea y muscular.

Fundamentalmente es porque a partir de esta edad, se reduce la capacidad que tiene el organismo de sintetizar la viramina D después de exponerse al Sol.

En el caso de las mujeres con posmenopausia el descenso de los niveles de absorción de calcio puede dar lugar a caídas y fracturas ineseadas.

Esta disminución de la capacidad de absorción también pueden acarrear problemas como la osteoporosis o la osteomalacia (reblandecimiento de los huesos)

Y estos son precisamente los riesgos a los que nos enfrentamos al pasar de los 50. A esta edad nuestro cuerpo necesita un aporte de vitamina D3 y con tomar el sol y comer adecuadamente no tiene por qué ser suficiente.

Es conveniente por tanto conocer, con un sencillo análisis de sangre, cuales son nuestros niveles de D3 para, para el caso de si fuera necesario, tomar un suplemento de la vitamina D3.

Imagen de Vitamina D3 Family Veggunn

d3 también para bebés

En los bebés es el proceso de absorción del calcio para formar los huesos una de las tareas fundamentales de la vitamina D. También en el proceso de dentición y posterior mantenimiento de la dentadura para que no haya propensión a la aparición de caries.

Por último la vitamina D está también íntimamente ligado a la correcta formación del sistema neurológico de los bebés.

El problema en el caso de los bebés es que no es aconsejable exponerles al Sol a tan tempranas edades. Por lo tanto reciben los aportes de vitamina D a través de la leche, sea materna o no, y de suplementos de vitamina D3 que suelen recetar los pediatras.

Tags:


×